Bestiario

El bestiario tiene una larga tradición en la literatura y ya era muy popular en la Edad Media. Es una recopilación, catalogación y descripción de un conjunto de animales o plantas. Eran descripciones textuales y se podían acompañar de ilustraciones.
Este bestiario imaginario nace de observar la naturaleza y encontrar elementos -rocas, árboles, raíces, …- que asociamos a rostros, personajes, seres, etc. Es fruto de los encuentros con estos seres que pueblan la naturaleza y que nos observan sin ser del todo visibles.

La serie de fotografías se ha estructurado en tres apartados:

Guillem-Vidal-Retrats-01

Retratos

Un encuadre fotográfico adecuado permite el milagro de dar vida a estos personajes de la naturaleza y poder visualizarlos.

Esta serie de fotografías remite a máscaras primitivas, africanas u orientales, un retrato de Arcimboldo, o nos lleva a recorrer las vanguardias artísticas: puntillismo, expresionismo, constructivismo, cubismo, etc.

Guillem-Vidal-Mascares-mirades-01

Máscaras y miradas

Estas series se han hecho a partir de elementos que, una vez acoplados con su simétrico, completan un personaje. Allí donde había algo indeterminado, mediante la simetría, se crea un ser.

Los rostros o las miradas resultantes nos conectan con personajes muy variados: los que describe la literatura fantástica y la ciencia ficción. O nos recuerdan otras culturas como las negras africanas, las barrocas orientales hindúes y budistas, las americanas mayas y aztecas, etc.

Guillem-Vidal-Construccions-01

Construcciones

Esta serie también surge de esta mirada “constructiva”, que rastrea elementos para luego construir otros a partir de la combinación con ellos mismos y utilizando la simetría.

Estas construcciones pueden ser poéticas y breves como un haiku visual, mandalas o rosetones. O complejas, que nos remiten a la arquitectura barroca y la de culturas orientales, en el mundo de Gaudí y la arquitectura modernista, a arquitecturas orgánicas y / o fantásticas…